SOBRE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LAS FOTOS
por Lara


La libertad de expresión tiene por objeto, pensamientos, ideas y opiniones, concepto amplio en el que deben incluirse las creencias y los juicios de valor. La libertad de expresión, por consistir en formulación de opiniones, juicios o creencias personales que no aspiran a sentar hechos o a afirmar datos objetivos, tiene como límite la ausencia de expresiones inequívocamente injuriosas o vejatorias, sin relación con las ideas u opiniones que se expresan y que resultan innecesarias para la expresión de las mismas. (Audiencia Provincial de Alicante)

¿Por qué pongo de encabezamiento una definición contenida en una Sentencia? Para que quede clarísimo ante todo el mundo lo que es la libertad de expresión y sus límites. Su único límite es el no vejar, injuriar ni insultar a nadie, siempre y cuando esto sea inecesario para expresar la opinión.

Y amparándome en esta libertad voy a dar mi opinión sobre el tema "fotos de autopsia si, fotos de autopsia no".

Las famosas fotos han costado el cierre de tres páginas webs, incluyendo aquellas que no contenían foto alguna de dichas autopsias. Y todo por que hay gente que mal entiende su oficio o su fin en la vida, y utiliza su puesto para salvaguardar la moral pública (de quien acceda a esas fotos) y privada (de las familias de las niñas).

¿Cuál es el fin último de esta gente? Puede haber una buena fe (que siempre se ha de presumir salvo prueba en contrario, como bien dice el Consejo de Estado) y pensar que que esas fotos hieren sensibilidades, sobre todo las de tres familias dolientes por el asesinato de sus hijas. De buena fe se arrogan en un cometido que no les corresponde en absoluto, pero amparándose en la libertad de expresión opinan libremente.

Pero ¿y si hay mala fe? Entonces la cosa cambia por completo. Yo libremente opino que en el cierre de estas webs no está tan clara la buena fe, y me baso en el hecho concreto de que se cerraron dos webs que no contenían fotos, sólo enlaces a la web que si los contenía. Porque si lo que tú quieres es que no se publiquen las fotos de las autopsias, basándote en el dolor de las familias o en el interés general ¿por qué se ataca y cierran sitios que no contienen esas fotos? No lo entiendo, la verdad.

En España tenemos una ley orgánica, la 1/1982, que protege el derecho al honor y a la intimidad de las personas. Como pude leer en la web de Viriato, el libro de Juan Ignacio Blanco se prohibió basándose en dicha ley, y se retiró de las librerias. Esta fue una interpretación que hizo el juez, muy "sui géneris, a mi juicio, y que otro juez de un tribunal superior puede cambiar.

No sé en qué momento procesal se halla el caso del libro, ni si se ha apelado al Supremo o al Constitucional, pero si esto se ha hecho así igual en el futuro podemos encontrar otra vez el libro en las librerías, pues otro juez puede dar una interpretación completamente distinta a aquel que ordenó retirar el libro.

Igual se permite que dicho libro salga otra vez publicado, pero sin las fotos de las autopsias.

¿Y aquí qué prima, el derecho a la intimidad o el derecho a la información? He pegado un vistazo a la jurisprudencia, y no encuentro ningún caso parecido. En otros casos la jurisprudencia es de lo más variado, y depende de cada situación en concreto.

Yo estoy de acuerdo con las familias en que no es agradable ver publicada una foto del cadáver de tu hija, eso es muy humano y lo entiendo. Pero ¿y si la publicación de dichas fotos es necesaria para esclarecer el caso? ¿Qué prima aquí, el derecho a la intimidad o el atrapar a unos asesinos? Es una cuestión peliaguda...

El problema viene no por las tres familias, sino por una en concreto, la de Desirée. Su madre ha ejercido su derecho, y fue a los tribunales para prohibir el libro de Blanco. Su razón era (como leí en la sentencia) que se atentaba contra el honor y la intimidad de su hija al publicar las fotos del cartel de búsqueda, las fotos de la autopsia y el relato sumarial de la confesión de Miguel Ricart, en el cual se relataba las torturas y vejaciones que sufrió su hija.

El Tribunal desestimó que se atentara contra el honor, y con cierta razón apoyada en la ley 1/1982 dijo que las fotos de la autopsia atentaban contra la intimidad. Y sin ninguna razón de ser (a mi juicio) dijo que también atentaba contra la intimidad la declaración de Miguel Ricart. Esta declaración es pública (como el resto del sumario), y se repitió por los periódicos en el año 93. Y conste que menciono lo del libro de Blanco porque es el caso más parecido que he encontrado al cierre de las webs.

A mi juicio si es necesaria la publicación de las fotos de las autopsias (al menos una parte de ellas) por un motivo muy simple; en el informe escrito no se describe todo lo que se ve en esas fotos. Algo muy mal hecho por parte de los forenses valencianos.

Si éstos hubieran hecho bien su trabajo, y allí estuviera descrito todo lo que se ve en las fotos, yo sería la primera en decir que no es necesario publicarlas, pero son básicas para entender ciertas cosas. En ellas se veía cómo los forenses valencianos lavaban los cadáveres, se veía un papel o tela de color blanco en la mano de una de las niñas, se podía apreciar como una de las ataduras estaba desatada a pie de fosa y atada en la mesa de autopsias, se pueden observar las larvas... y un larguísimo etcétera que no está reflejado en el informe oficial.

Rosa Folch no se ha leído el sumario, no ha podido juzgar por sí misma si hubo errores o no. No ha podido opinar libremente si la versión que le han contado es la correcta o no lo es, o si hubo más implicados en la violación y muerte de su hija. Parece ser que ha decidido (contra viento y marea) que la "versión oficial" es la correcta, que sólo Anglés y Ricart dañaron a su hija. Aunque equivocada, está en su derecho.

Pero no está en el derecho de creer que todo aquel que no piense como ella la está atacando directamente (esa sensación me dio tras oir sus palabras en el programa de Canal 9) Tiene el derecho y el deber de salvaguardar la intimidad de su hija, pero también tiene el derecho y el deber moral de no cerrar los ojos a las evidencias, y por ello permitir que los asesinos de su hija y sus amigas queden impunes.

Y esa misma es mi humilde opinión, que no debemos cerrar los ojos ante las evidencias contenidas en un sumario oficial, y en las actas del juicio. Que las fotos son necesarias para que todo el mundo vea las cosas básicas que se obviaron en las autopsias, y no piensen que son "inventos" de un puñado de conspiranoicos.

Esas fotos han de servir de denuncia visual de un trabajo muy mal hecho, cuyas consecuencias han sido desastrosas. Han de servir para que la gente juzgue por sí misma si le mienten o no, y no a un supuesto "morbo" (muy enfermo hay que estar para regodearse con fotos de cadáveres).