DILIGENCIA.- En Alzira a veintisiete de abril de mil novecientos noventa y tres.

La extiendo yo la Secretaria de este Juzgado, para hacer constar, que en el día de la fecha se procede a abrir el tomo número SEPTIMO del presente procedimiento, iniciándose con el número 1247, doy fe.

TOMO 7

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO SEIS ALZIRA (VALENCIA)

Sumario 1/93

En Valencia, a dos de febrero de mil novecientos noventa y tres.

Ante S.Sa., asistido de mi el Secretario, comparecen :

D. Francisco Ros Plaza, Licenciado en Medicina Médico Forense Interino de los Juzgados de Instrucción núm. 2.4 y 6 de Alzira (Valencia).

D. Manuel Fenollosa González, Licenciado en Medicina, Médico Forense Interino de los Juzgados de Instrucción núm. 1.3 y 5 de Alzira (Valencia).

D. Alejandro Font de Mora Turón, Doctor en Medicina, Profesor titular de Patología General y Propedeútica Clínica en excedencia. Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 7 y 19 de Valencia, Director del Instituto Anatómico Forense de Valencia.

D. Fernando A. Verdú Pascual, Doctor en Medicina. Profesor Titular de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Médico Forense en excedencia.

D. Rafael Vicent García, Licenciado en Medicina, Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 6 y 8 de Valencia.

D. José Delfín Villalain Blanco, Doctor en Medicina. Catedrático de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Especialista en Medicina Legal y Forense.

Y manifiestan que a las 9 horas del día 28 de enero de 1993, en cumplimiento de orden judicial, practicaron la autopsia al CADAVER NÚMERO UNO, según se enumeraron en el momento del levantamiento.

EXAMEN EXTERNO

1-Aspecto general del cadáver.

El cadáver aparece sobre la mesa de autopsias en posición de decúbito prono, parcialmente apoyado sobre el costado derecho. La cabeza está separada del cuerpo. Los brazos aparecen colocados a la espalda del cadáver, con ambas muñecas sujetas por una ligadura de doble nudo. El cuerpo aparece totalmente impregnado de tierra, en la que se observan algunas larvas de insectos en escasa cantidad. Llama la atención que el antebrazo izquierdo está desprendido a nivel de la articulación del codo, faltando la masa muscular de la parte proximal del antebrazo. La parte superior izquierda de la cavidad torácica ha sufrido fenómenos de transformación, con desprendimiento de las costillas del lado izquierdo, de la clavícula izquierda, de la escápula izquierda y con desintegración de la articulación del hombro. La cavidad torácica a este nivel comunica ampliamente con el exterior.

2-Identificación.

a.- Vestidos y objetos personales.

El cadáver vestía las siguientes ropas que le son retiradas respetando su integridad.

-suéter de tejido y color claros.

-camiseta deportiva de color claro sin inscripciones visibles.

-sujetador blanco, que aparece perfectamente abrochado, en su posición habitual.

-pantalón vaquero azul, marca Caroche-Classic Brand, que aparece perfectamente abotonado.

-cinturón de piel marrón, de hebilla ancha, que aparece perfectamente cerrado.

-bragas blancas.

-calcetines de color morado con franjas verdes en la parte superior.

-botas de color marrón, con cordones, del número 38 de la marca Geneve.

El cadáver lleva los siguientes objetos personales :

-anillo de oro con una piedra azul turquesa engarzada.

-reloj marca Capricho, plateado, de esfera blanca y gran tamaño con su correspondiente pulsera metálica elástica.

-ocho monedas.

-barra de labios de color rosa marca Gobi

-ligadura de doble nudo fabricada con lo que parece ser una venda elástica de color blanco con un ribete rojo en uno de sus bordes. (FOTO 5).

Las ropas y los efectos personales son puestos a disposición del Juzgado. Para identificación y estudio criminalístico.

b)Características generales.

Se trata del cadáver de una mujer, lo cual es claramente distinguible por las características somáticas generales, inspección general de elementos esqueléticos y corroborado por la inspección de genitales. Normosómica, con aparentemente un buen estado de nutrición. La distancia desde el talón derecho hasta la región deltoidea del mismo lado es de 126 centímetros. La longitud del húmero izquierdo es de 29 centímetros.

Esto se corresponde con una estatura aproximada de 160 centímetros, con un error de +/- 5 centímetros, según la tabla de Manouvrier-Olivier para el cálculo de la estatura como se recoge en la obra del Profesor Gisbert Calabuig J.A., Medicina Legal y Toxicología. Edición 1992.

c. Características individuales o marcas particulares. No se ha detectado en la superficie externa del cadáver ninguna cicatriz, tatuaje o cualquier otro elemento con carácter de marca particular.

3-Evolución de fenómenos cadavéricos.

La putrefacción aparece muy avanzada, encontrándose en plena fase colicuativa. Esta fase colicuativa es claramente perceptible en el estudio interno del cadáver, pues hay sustitución del paquete visceral por una masa amorfa y homogénea ; a nivel externo, la integridad cutánea es completa desde una línea imaginaria que partiendo del hombro izquierdo concluye en la zona mamaria derecha, esta línea se extiende hacia abajo, ocupando el resto del cuerpo.

La pérdida de partes blandas ha dado lugar al desprendimiento de las vértebras cervicales con la consiguiente separación de la cabeza ; no existen lesiones macroscópicas a nivel de las vértebras cervicales. La cabeza aparece en fases muy avanzadas de esqueletización, con permanencia de escasa cantidad de masa cutáneo-muscular amorfa pegada a la bóveda craneal y macizo facial ; el cuero cabelludo aparece desprendido. Encontrándose un amasijo de pelos que corresponde a los cadáveres 1 y 2 en la bolsa del primer cadáver.

Asimismo, se ha producido fragmentación del miembro superior izquierdo. A nivel articular de el codo. (FOTO 4).

En el proceso destructor del cadáver, en la línea antes descrita que delimita la zona de integridad cutánea, se observan fenómenos irregulares y desflecamiento que revela una intervención animal que han acelerado la desaparición de piel y masa muscular, especialmente a nivel de mitad superior izquierda del tórax, que es la parte del cadáver que se encontraba más cercana a la superficie del enterramiento.

4-Lesiones traumáticas.

a-Cuerpo y extremidades.

- Hematoma redondeado de 4 x 3 centímetros en la cara posterior del tercio distal del brazo izquierdo.

- Surco muy apergaminado, sin infiltración hemorrágica duro, de 1.5 centímetros de anchura, que rodea la muñeca izquierda.

- Hematoma de forma elíptica, con 10 centímetros de diámetro vertical mayor y 6 de diámetro menor, horizontal situado en la parte posterior del hombro derecho.

El hematoma alargado en sentido vertical de 4 x 2 centímetros, en la cara interna de la parte proximal del brazo derecho.

- Surco muy apergaminado, sin infiltración hemorrágica duro, de 1.5 centímetros de anchura, que rodea la muñeca derecha.

- Escoriación redondeada, de 3 centímetros de diámetro, situada en región dorsal, junto a la línea media, a nivel de la décima vértebra dorsal.

pierna derecha.

- Hematoma redondeado de 1 centímetro de diámetro a cara de parte posterior de pierna izquierda.

- Hematoma cuadrangular, de 4 x 2 centímetros, situado en cara interna de muslo izquierdo.

- Hematoma alargado, de 8 x 2 centímetros, a nivel de cara lateral externa de pierna izquierda.

b-Cabeza.

En la superficie ósea de la bóveda craneal, aparece un ORIFICIO. Está situado a nivel de unión temporoparietal izquierda ; su morfología es elíptica, con diámetro mayor oblicuo de 1.3 centímetros y diámetro menor de 0.9 centímetros. Los bordes del orificio son regulares y nítidos sin que se aprecien alteraciones cromáticas macroscópicas en los bordes del mismo. Las características generales del orificio se corresponden con las de un orificio de entrada, por DISPARO POR ARMA DE FUEGO, con una circunferencia de contornos regulares y una alteración subyacente en el diploe craneal en forma de cono truncado con la base más ancha en la tabla interna (FOTO 1).

Existe a nivel del hueso occipital, un hematoma extracraneal redondeado de dos centímetros de diámetro, en línea media y unos 2 centímetros por encima de la protuberancia occipital externa. (FLECHA-FOTO 2).

En el estudio externo de la cabeza, llama la atención la coloración oscura de la materia orgánica que aparece a nivel de cavidad orbitaria derecha, sugiriendo la existencia de intensa infiltración hemorrágica.

A nivel del maxilar, faltan los dos incisivos mediales. A nivel de la mandíbula, falta el segundo premolar del lado derecho y el segundo molar del lado izquierdo, apareciendo el primer molar del lado izquierdo con marcados fenómenos de caries. En los incisivos inferiores se observan incrustaciones calcáreas en el borde oclusal o superior.

EXAMEN INTERNO

1-Cavidad cefálica.

Se realiza limpieza del cráneo y se procede a la apertura de la bóveda ósea craneal. En el interior de la cavidad craneal, aparece una masa amorfa de color grisáceo-azulado de consistencia blanda pastosa en la que no es posible reconocer macroscópicamente ninguna estructura parenquimatosa cerebral. Retirada ésta, aparece la superficie ósea de la base del cráneo, en la que se observan las siguientes alteraciones :

- Hundimiento ósea a nivel de lámina orbitária derecha del frontal, con un diámetro de 1 centímetro y una profundidad de 5 milímetros.

- fisura de 5 centímetros de longitud a nivel de unión temporoparietal derecha.

En la lámina orbitaria derecha del hueso frontal, aparece incrustado un PROYECTIL sin deformaciones aparentes. El proyectil es puesto a disposición de el Juzgado, para identificación y estudio criminalístico.

2-Cavidad torácica.

En el abordaje de la cavidad torácica, se comienza estudiando el material cutáneo que cubre los restos de la cavidad, apreciándose que los bordes del mismo son irregulares y desflecados, correspondiéndose este aspecto con que la destrucción de la misma se produjera a cargo de los animales de la zona.

En la pared torácica, destaca a nivel de parte anteromedial derecha, costillas segunda a cuarta una coloración anómala que se corresponde con las características macroscópicas de infiltración hemorrágica, presumiblemente de origen traumático. La columna vertebral dorsal aparece desarticulada, a nivel de la sexta vértebra dorsal estando las piezas óseas superiores dispersas por la zona.

El contenido visceral de la cavidad torácica se ha transformado en putrílago. No se identifican restos pulmonares.

El saco pericárdico conserva una mínima porción de su parte inferior. No se identifica la víscera cardiaca ni las estructuras tubulares viscerales mediasticas.

Existe una solución de continuidad en el hemidiafragma izquierdo.

3-Cavidad abdominal.

El estómago está conservado, unido a un tramo inferior esofágico de seis centímetros ; a la apertura, se aprecia una substancia de color anaranjado. El hígado está, muy retraído, sin que el examen macroscópico permita distinguir la apariencia habitual de su estructura parenquimatosa. No se identifica vesícula biliar.

El bazo está muy alterado por los fenómenos de putrefacción. Los riñones están conservados, si bien muy alterados por los fenómenos putrefactivos. El conjunto de asas intestinales está desfigurado por la putrefacción, convertido en una masa homogénea putrilaginosa.

AUTOPSIA DEL PERINE

a-Examen externo.

Se aprecia notable dilatación del orificio anal, que presenta un diámetro aproximado de 5 centímetros.

La morfología del introito anal es claramente infundibular, presentando abundantes restos fecales. Macroscópicamente no se observa lesión alguna en el orificio anal, en la zona cutánea que le rodea o en los primeros tramos de la mucosa rectal, encontrándose ambas alteradas, por los fenómenos de la putrefacción.

En la región genital, no se aprecian lesiones macroscópicas a nivel de labios mayores o menores.

No se aprecian soluciones de continuidad traumáticas en el repliegue mucosa que ocluye parcialmente la entrada de la vagina.

b-Examen interno.

Se realiza la apertura de las cavidades vaginal y rectal, sin que en ninguna de ambas se encuentre ningún tipo de alteración traumática. El tamaño del útero es normal, sin que se perciban alteraciones macroscópicas en su estructura.

TOMA DE MUESTRAS

Se efectúa la siguiente toma de muestras orgánicas procedentes del cadáver, a fin de que se realicen las oportunas investigaciones analíticas en el Instituto Nacional de Toxicología.

- fragmento cutáneo de muñeca derecha, para estudio de reacción de vitalidad.

- fragmento cutáneo de muñeca derecha, para estudio de vitalidad.

- mano izquierda, para estudio de restos subungueales y determinación de signos de lucha. Asimismo, regeneración epidérmica y realización de reseña necrodactilar.

- fragmento cutáneo perineal que incluye orificios anal y vaginal, para estudio microscópico de lesiones y, en su caso, reacción de vitalidad.

- cráneo, para estudio de presencia de oligoelementos alrededor del orificio por disparo de arma de fuego. También superposición fotográfica con fines de identificación.

Asimismo, se remiten al Instituto Nacional de Toxicología una bolsa conteniendo las bragas, para que se efectúe búsqueda de fluidos orgánicos y, si procede, identificación.

Se efectúa reportaje fotográfico durante la práctica de la autopsia, a cargo del servicio fotográfico del Instituto Anatómico Forense de Valencia y de personal del Gabinete de Policía Científica de la Guardia Civil.

Se adjuntan resumen de dicho reportaje al presente informe.

CONSIDERACIONES MÉDICO LEGALES

1-Sobre la identidad del cadáver.

Las ropas que viste el cadáver y los objetos personales que aparecen en el mismo coinciden exactamente con los que, según la Guardia Civil, llevaba ANTONIA GOMEZ RODRIGUEZ en el momento de su desaparición. Asimismo, las características generales del cadáver (sexo, edad, estatura) coinciden con las de la citada. Sin embargo, no es posible hablar de una identificación cierta con los datos mencionados, que resultan insuficientes. Para llegar a esta identificación, es necesario obtener nuevos datos, fundamentalmente la reseña necrodactilar del cadáver para la posterior comprobación de la misma, con la huella recogida en el Documento Nacional de Identidad.

A este fin, se han enviado las muestras oportunas al Instituto Nacional de Toxicología, y a la recepción de los resultados de los análisis practicados en el mismo, podrá establecerse la identidad del cadáver con mayor certeza.

2-Sobre la causa de la muerte.

Los hallazgos necrópsicos permiten inferir con certeza absoluta la existencia de una lesión cerebral causante de la muerte, derivada de una herida por arma de fuego con entrada a nivel de región temporoparietal izquierda y alojamiento del que afecta a la cavidad craneal.

Existen en el cuerpo otras violencias traumáticas no implicadas directamente en la causa de la muerte. El motivo del fallecimiento es con toda seguridad la destrucción de centros vitales encefálicos producida a consecuencia de un disparo de arma de fuego.

3-Sobre la circunstancias del disparo.

a-Dirección.

El orificio de entrada de la herida por arma de fuego está situado en región temporoparietal izquierda, apareciendo el proyectil alojado en órbita derecha. Así pues, el disparo presenta una trayectoria, en la cavidad craneal, de detrás adelante, netamente de izquierda a derecha y ligeramente descendente, imaginando la base del cráneo en posición horizontal sobre un plano duro.

b-Distancia.

La destrucción de las partes blandas de la zona donde está situado el orificio de entrada del disparo impide realizar el análisis morfológico que permitiría determinar la distancia desde la que fue efectuado dicho disparo.

El examen macroscópico del orificio a nivel craneal tampoco aporta datos para resolver suficientemente esta cuestión, que sin embargo descartaría el disparo a boca de jarro.

En todo caso, no es posible emitir un dictamen más ajustado acerca de la distancia hasta la recepción de los resultados de las investigaciones interesadas, en relación a elementos del disparo que pudieran haber quedado incrustados en el cráneo.

c-Vitalidad de los tejidos.

En la zona de alojamiento del proyectil (órbita derecha), se encuentran signos correspondientes a una intensa infiltración hemorrágica, junto a restos parenquimatosos adosados a las pared interna de la hemiboveda craneal derecha, mitad posterior de la parte derecha de la fosa anterior, fosa media derecha, y mitad anterior parte derecha de la fosa anterior (FOTO 3) estos signos indican que el disparo fue efectuado en vida de la víctima.

4-Sobre otras violencias presentes en el cadáver.

a-Mecanismos de producción.

Se encuentran múltiples equimosis diseminadas especialmente en plano posterior del cuerpo y extremidades. Su morfología, en general, se corresponde con un mecanismo de producción percusivo, es decir, por la acción violenta de objetos, de superficie roma, morfología y consistencia variable.

Sin embargo, parecen también hematomas a nivel de extremidades superior e inferior, cuyo mecanismo de producción podría ser el de presión, dada la zona de difícil accesibilidad en la que asientan (parte interna del muslo, parte posterior de brazo y antebrazo).

Por otra parte, se observa durante la práctica de la autopsia la pérdida de determinadas piezas dentarias. Esto podría tener un origen traumático (de tipo contusivo) o, también, tratarse de una alteración secundaria a la destrucción de partes blandas propia de la putrefacción. Por ello, se remiten ambos maxilares al Instituto Nacional de Toxicología a fin de que se realicen las investigaciones pertinentes.

Finalmente, existen en ambas muñecas lesiones del tipo de surcos, con hendidura my pronunciada, que habla a favor de una intensa presión, por un lazo no blando, consistente y mantenido.

b-Vitalidad de las lesiones.

Las lesiones descritas a nivel de parte posterior del cuerpo y extremidades presentan, en general, rastros de infiltración hemorrágica, lo que sugiere un origen vital de las mismas, aunque dicha impresión diagnóstica provisional será confirmada con los resultados de los análisis encargados al Instituto Nacional de Toxicología.

Las lesiones existentes a nivel de ambas muñecas, sin embargo, presentan un aspecto macroscópico que indica una escasa reacción de vitalidad, como si hubieran sido producidas un corto tiempo antes del fallecimiento. No obstante, esta impresión diagnóstica queda también pendiente de confirmación analítica.

5-Sobre la agresión sexual sufrida.

No se encuentra en el examen macroscópico de la región perineal ninguna lesión que indique la existencia de violencias en la zona.

No obstante, cabe la posibilidad de que existan lesiones microscópicas, para cuya determinación se ha remitido la correspondiente muestra orgánica al Instituto Nacional de Toxicología.

Durante la práctica de la autopsia, sin embargo, se aprecia una importante dilatación anal. La morfología del introito anal es infundibular es decir disposición en embudo del canal ano rectal, con el orificio mayor correspondiente a la gran dilatación del esfínter.

No es descartable que dicha dilatación pudiera tener un origen forzado, derivada de la introducción de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio en vida o postmorten.. En todo caso dicho objeto o parte anatómica carecería de bordes afilados o rugosos, ya que no se ha apreciado la existencia de erosiones o lesiones en la mucosas. La aclaración de estas consideraciones podrá realizarse a la luz de los resultados aportados por la investigación histopatológica.

6-Sobre la data de la muerte.

Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

No es posible precisar con mayor exactitud el momento del fallecimiento, debido a los fenómenos putrefactivos y al deterioro adicional del cuerpo por la acción de fauna y flora cadavérica.

En el examen de la boca cabe reseñar la existencia en los incisivos inferiores, de incrustaciones minerales en el borde superior, compatibles con una permanencia prolongada del cuerpo en terreno de naturaleza calcárea.

7.El cadáver presenta signos de haber sido atadas las manos mediante un lazo no blando, dicha atadura debió producirse antes del fallecimiento.

De lo anterior se deducen lógicamente las siguientes CONCLUSIONES :

1.- Las características generales del cadáver y las ropas y objetos personales encontrados en el mismo se corresponden con las de ANTONIA GOMEZ RODRIGUEZ.

2.- La muerte ha sido violenta.

3.- La muerte se produjo por destrucción de centros vitales encefálicos.

4.- Dicha destrucción de centros vitales encefálicos se produjo como consecuencia de una herida por arma de fuego.

5.- Dicha herida por arma de fuego tiene las siguientes características :

- Orificio de entrada a nivel temporoparietal izquierdo, con morfología elíptica de 1.3 x 0.9 centímetros.

- Trayectoria en la cavidad craneal de detrás a delante, de izquierda a derecha y ligeramente descendente.

- Alojamiento del proyectil en lámina orbitaria derecha del hueso frontal.

- No es posible precisar absolutamente la distancia desde la que fue efectuado el disparo con los datos obtenidos en el examen macroscópico, si bien cabe descartar el disparo a boca de jarro (el que se realiza con la boca de el arma en contacto con la piel).

6.- En el cadáver aparecen múltiples lesiones de tipo contusivo, fundamentalmente a nivel de plano posterior del mismo y extremidades. La mayoría de estas lesiones presentan claros signos de reacción vital.

7.- En el cadáver aparece una pronunciada dilatación anal compatible con la introducción de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio en vida o postmortem.

8.- el cadáver presenta signos de haber sido atadas las manos mediante un lazo no blando, dicha atadura debió producirse antes del fallecimiento.

9.- Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

Siendo cuanto tienen que manifestar. Leída, se ratifican y firman, con Su Señoría, en el último folio de los tres libros presentados, de lo cual yo, el Secretario, doy fe.

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO SEIS ALZIRA (VALENCIA)

Sumario 1/93

En Valencia, a dos de febrero de mil novecientos noventa y tres.-

Ante S.Sa., asistido de mi el Secretario, comparecen :

D.Francisco Ros Plaza, Licenciado en Medicina, Médico Forense Interino de los Juzgados de Instrucción núm. 2,4 y 6 de Alzira (Valencia).

D. Manuel Fenollosa González, Licenciado en Medicina, Médico Forense Interino de los Juzgados de Instrucción núm. 1,3 y 5 de Alzira (Valencia).

D. Alejandro Font de Mora Turón, Doctor en Medicina, Profesor titular de Patología General y Propedeútica Clínica en excedencia. Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 7 y 19 de Valencia, Director del Instituto Anatómico Forense de Valencia.

D. Fernando A. Verdú Pascual, doctor en Medicina. Profesor Titular de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Médico Forense en excedencia.

D. Rafael Vicent García, Licenciado en Medicina, Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 6 y 8 de Valencia.

D. José Delfín Vilalaín Blanco, Doctor en Medicina. Catedrático de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Especialista en Medicina Legal y Forense.

Y manifiestan que, a las 12 horas del día 28 de enero de 1993, en cumplimiento de orden judicial, practicaron la autopsia al CADÁVER NÚMERO DOS, según se enumeraron en el acto del levantamiento.

EXAMEN EXTERNO

1-Aspecto general del cadáver.

El cadáver aparece sobre la mesa de autopsias en decúbito lateral derecho, con las piernas flexionadas.

La cabeza está separada del cuerpo. En el conjunto ósea craneal, la mandíbula aparece separada del resto.

Junto al cadáver aparece el cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta diferenciar macroscópicamente su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio.

Los brazos aparecen en la parte delantera del cuerpo, con las muñecas atadas con una ligadura en forma de grilletes (FOTO 1).

El cuerpo aparece totalmente impregnado de tierra, en la que se observa escasa cantidad de larvas de insectos. Llama la atención en el primer examen del cuerpo la ausencia de la mano izquierda, que aparece desarticulada de la extremidad distal de radio y cúbito izquierdos, con los huesos del carpo, metacarpianos y falanges diseminados.

2-Identificación.

a-Vestidos y objetos personales.

El cadáver vestía las siguientes ropas :

- cazadora de color azul metálico con múltiples bolsillos de cremallera que aparecen cerrados.

- camiseta de color no precisable pero de tonalidad clara. Presenta un corte vertical en la parte delantera que llega desde el cuello hasta el borde inferior de la prenda. Las dos mitades así formadas aparecen unidas en su parte inferior por un doble nudo, situado aproximadamente a nivel umbilical.

En la parte posterior, aparecen dos orificios, de 2 a 2.5 cm. Uno que tiene forma de fisura con un extremo agudo y el otro más romo ; ambos alargados en forma de ojal, con bordes afilados, en la línea media, a unos 25 y 40 centímetros respectivamente, del cuello de la prenda.

Junto a los orificios aparecen unas manchas de color rosado claro que pudieran corresponderse con la existencia de restos hemáticos.

- sujetador de color claro. Aparece cortado por su parte anterior, en la línea media, siendo los bordes del corte limpios. En la cazoleta derecha, aparece una mancha redondeada, rojiza, de aspecto costroso, que pudiera corresponderse con una mancha hemática. Esta prenda se encuentra colocada en su posición habitual.

- Pantalones vaqueros de color azul claro, marca Levis, perfectamente abotonados, que llevan en la parte posterior de ambas perneras, dos parches de tejido similar.

- cinturón de piel oscura, de hebilla ancha, que aparece perfectamente cerrado.

- bragas de color blanco con rayas verdes.

- el cadáver NO lleva calcetines.

- zapatos de color azul, con suela gruesa de goma, de la marca Highlanders-Snipe. En el interior de los zapatos hay unas plantillas de las usadas para la transpiración.

-presenta una ligadura en forma de grilletes. (FOTO 2) fabricada con una cuerda gruesa.

-El cadáver lleva los siguientes objetos personales :

- reloj marca Adec de cuarzo, de color negro, con esfera blanca.

- tres monedas.

- barra de pintalabios de color rosa.

Las ropas y los efectos personales son puestos a disposición del Juzgado para identificación y estudio criminalístico.

b-Características generales.

Se trata del cadáver de una mujer, lo cual es claramente distinguible por las características somáticas generales, inspección general de elementos esqueléticos y corroborado por la inspección de genitales. Normosómica con aparente buen estado de nutrición. La distancia desde el talón derecho hasta la región deltoidea del mismo lado es de 130 centímetros lo cual equivale a una estatura total de unos 165 centímetros, con un margen de error de +/- 5 centímetros, según la Tabla de Manouvrier Olivier para el cálculo de la estatura como se recoge en la obra del profesor Gisber Calabuig J.A., Medicina Legal y Toxicología. Edición 1992.

c-Características individuales ó marcas particulares.

No se ha detectado en la superficie externa del cadáver ninguna cicatriz, tatuaje o cualquier otro elemento con carácter de marca particular.

3-Evolución de fenómenos cadavéricos.

La putrefacción aparece muy avanzada, encontrándose en plena fase colicuativa. Esta fase colicuativa es claramente perceptible en el estudio interno del cadáver, pues hay sustitución del paquete visceral por una masa amorfa y homogénea ; a nivel externo, la integridad cutánea es superior a la que cabría esperar en relación con la situación visceral, como consecuencia de la producción de fenómenos espontáneos de conservación cadavérica en función de las características del medio en el que permaneció el cuerpo.

La pérdida de partes blandas ha dado lugar al desprendimiento de las vértebras cervicales, con la consiguiente separación de la cabeza. La cabeza aparece en fases muy avanzadas de esqueletización, con permanencia de escasa cantidad de masa cutáneo-muscular amorfa pegada a la bóveda craneal y macizo facial. No existen lesiones macroscópicas a nivel de las vértebras cervicales. La mandíbula aparece desarticulada. El cuero cabelludo aparece desprendido. En cavidad torácica, la parte superior izquierda aparece fuertemente afectada, con desarticulación del húmero escápula y clavícula de ese lado y desaparición del espacio anatómico subclavio, estableciéndose comunicación entre el exterior y el interior de la cavidad. Esta destrucción de la parte superior izquierda del tórax es probablemente debida a la intervención animal.

4-Lesiones traumáticas.

a-Cuerpo y extremidades.

- Hematoma redondeado de 0.5 centímetros de diámetro en cara posterior del codo izquierdo.

- dos hematomas redondeados de diámetro aproximado de 1 a 1.5 centímetros, situados en cara posterointerna de la raíz de muslo izquierdo.

- hematoma cuadrangular, de bordes muy bien definidos, con dimensiones de 2 x 2 centímetros, a nivel de cara interna de rodilla derecha.

- hematoma cuandrangular de 1 x 1 centímetros de superficie en cara posterointerna de pierna derecha.

- hematoma de 5 x 3 centímetros de superficie en cara posterior de pierna derecha, a nivel de la línea media.

- hematoma redondeado de 1 centímetro de diámetro, situado en parte superior y posteroexterna del muslo derecho, unos dos centímetros por debajo del pliegue inferior de la nalga homolateral.

La cubierta cutánea de la parte posterior del cuerpo aparece desprendida, habiendo desaparecido en una amplia región que ocupa todo el espacio dorsal y la parte superior de la región lumbar. Los bordes cutáneos que persisten son irregulares, presentando una morfología festoneada que sugiere la intervención de los animales como mecanismo de producción de la ruptura.

En la parte anterior del tórax, se observa una zona con abundantes restos hemáticos, que abarca la práctica totalidad de la mitad derecha de la región precordial. En el centro de la misma se observa una solución de continuidad de morfología circular, de unos 3 centímetros de diámetro en la zona correspondiente a areola y pezón derecho con desaparición de estos.

Los bordes cutáneos de la zona desaparecida son regulares y bien definidos a la observación macroscópica, no apreciándose con claridad signos de reacción vital de los mismos. No aparecen elementos tisulares uniendo los bordes de la herida (FOTO 3).

b-Cabeza.

En la superficie ósea de la bóveda craneal, aparece un ORIFICIO. Está situado en región occipital, a nivel de la línea media, unos 2.5 centímetros sobre protuberancia occipital externa. Su morfología es redondeada, con diámetros vertical y transversal de 1 centímetro. Los bordes del orificio se aprecian muy ligeramente biselados hacia la izquierda ; son nítidos y regulares, sin que se aprecien alteraciones cromáticas macroscópicas en las inmediaciones del mismo. Las características generales del orificio se corresponden con las de un orificio de entrada producido por arma de fuego. (FOTO 10).

En el examen del macizo facial, se observa a nivel cavidad orbitaria izquierda, una solución de continuidad en la parte interna de la misma, en forma de brecha anfractuosa, alargada en sentido vertical, de unos 1,5 centímetros de longitud. Se observa fractura de huesos propios de la nariz. Las características de este conjunto lesional son compatibles con las de un artefacto producido por la salida de un proyectil. (FOTO 11).

No se observan otras lesiones en el macizo facial.

En la mandíbula, no se encuentran lesiones a excepción de la pérdida de los dos incisivos mediales. Hay que resaltar que, durante la manipulación de la mandibula, se produce la caída de otras piezas dentarias.

EXAMEN INTERNO

1-Cavidad cefálica.

Se realiza limpieza del cráneo y se procede a la apertura de la bóveda ósea craneal. En el interior de la cavidad craneal aparece una masa homogénea de color verdoso de consistencia blanda pastosa en la que no se pueden distinguir macroscópicamente ninguna de las estructuras cerebrales. La coloración de este putrílago es más oscura a nivel de las regiones frontal izquierda y orbitararia izquierda. (FOTO 4). Retirado este putrílago, aparece la superficie ósea de la base del cráneo en la que se perciben las siguientes alteraciones :

- fisura a nivel de unión temporoparietal izquierda, de trayectoria anteroposterior, con unos 10 centímetros de longitud.

- fisura a nivel de unión temporoparietal derecha, de trayectoria anteroposterior, con unos 8 centímetros de longitud.

- fractura con estallido del cuerpo del esfenoides.

- fractura de lámina orbitaria izquierda del hueso frontal, con trayectoria transversal y longitud aproximada de tres centímetros.

En un momento posterior y al proceder al cernido e inspección sistemático y rutinario del material contenido en los sudarios, en el correspondiente al cadáver número 2, se haya un proyectil que es puesto a disposición del Juzgado.

2-Cavidad torácica.

En la parte posterior de la misma, donde ha desaparecido la cubierta cutánea, se observan la parte posterior de la columna vertebral y la masa muscular paravertebral. A nivel de la décima vértebra dorsal, inmediatamente a la izquierda de la columna vertebral, se observa una masa amorfa y de color rojizo cuyo aspecto se corresponde con el de una colección hemática. (FOTO 9). Dicha colección se corresponde topograficamente con los dos orificios encontrados en la parte posterior de la camiseta que han sido descritos anteriormente.

Se realiza estudio de piel y tejido subcutáneo en la parte anterior del tórax, no encontrándose signos manifiestos de infiltración hemorrágica en la zona que rodea a la herida de la zona correspondiente a areola y pezón derecho. Realizada la apertura de la cavidad, se observa que los pulmones se han transformado en putrílago, siendo sustituidos por una masa amorfa, a excepción de algunos restos identificables del pulmón derecho en la parte inferior del hemitórax correspondiente. No se identifican el saco pericárdico, la víscera cardíaca ni las estructuras viscerales mediastínicas, este conjunto se ha reducido a una masa amorfa de putrilago. Existe integridad de las cúpulas diafragmáticas.

3-Cavidad abdominal.

El estómago está conservado ; a la apertura aparece totalmente vacío, con abundantes fenómenos putrefactivos en su mucosa. Hígado y bazo aparecen fuertemente desfigurados por la putrefacción, con pérdida de su normal arquitectura parenquimatosa macroscópica y sin que se aprecie existencia de lesiones traumáticas ; no se puede visualizar la vesícula biliar. No hay hallazgos de interés en ambos riñones. El conjunto de asas intestinales aparece convertido en una masa homogénea como resultado del avance de la putrefacción.

EXAMEN GINECOLOGICO

a-Examen externo.

Se aprecia notable dilatación del orificio anal, que presenta unas dimensiones de 4 x 5 centímetros. (FOTO 8). La morfología del introito anal es claramente infundibular, presentando abundantes restos fecales en las paredes. Mediante un fiador adecuado, se logra la penetración sin resistencia hasta 13 cm. A través del orificio anal.

En los alrededores del orificio anal, se aprecia existencia de hematoma perianal anterior, con presencia de pequeñas excrecencias (FOTO 5) blancas, esféricas, íntimamente adheridas a la mucosa de diámetro inferior a 1 milímetro, que no se desprenden al deslizar el cuchillete. Estos caracteres inducen a pensar en su posible naturaleza micotica.

En labios mayores de la vagina, aparece una pequeña equimosis en el labio mayor izquierdo de 2 x 2 centímetros. En el introito vaginal, en la pared del labio mayor derecho, se observa un pequeño hematoma de 1 x 0.5 centímetros. No se aprecian soluciones de continuidad traumáticas recientes en los repliegues membranosos vulvo vaginales.

b. Examen interno

En el interior de la cavidad rectal se observan pequeñas erosiones en la zona inmediatamente adyacente al orificio anal. Asimismo, existe un pequeño hematoma de 1 x 2 centímetros en parte derecha de la pared anterior rectal. No se observan otras alteraciones en la mucosa rectal.

En la cavidad vaginal, se observa una equimosis redondeada de 0.5 centímetros, a nivel de la parte izquierda de la cara anterior. En la parte superior de la cavidad vaginal se aprecia la existencia de una alteración en la mucosa, en una superficie de 0.5 x 0.5 centímetros, apareciendo esta rugosa y pigmentada.

En el interior de la cavidad vaginal, situado bastante en profundidad, se encuentra un cuerpo extraño de un volumen aproximado de 1 centímetro cúbico, que no se puede identificar mediante el examen macroscópico.

TOMA DE MUESTRAS

Se efectúa la siguiente toma de muestras orgánicas procedentes del cadáver e inorgánicas, a fin de que se realicen las oportunas investigaciones analiticas en el Instituto Nacional de Toxicología.

- mano derecha, para estudio de restos subungueales y determinación de signos de lucha. Asimismo, regeneración epidérmica y realización de reseña necrodactilar.

- fragmento cutáneo de rodilla izquierda, para estudio histológico.

- paquete visceal perineal (recto y vagina), conteniendo ambos orificios, para estudio microscópico de lesiones y, en su caso, reacciones de vitalidad.

- contenido cavidad rectal, para búsqueda de fluidos orgánicos e identificación.

- contenido de cavidad vaginal, para búsqueda de fluidos orgánicos e identificación.

- cuerpo extraño hallado en cavidad vaginal, para identificación.

- fragmento cutáneo y masa muscular de la región periareolar de mama derecha, para estudio de mecanismo de avulsión y signos de reacción vital.

- cráneo completo, para estudio de oligoelementos alrededor del orificio por disparo de arma de fuego.

También superposición fotográfica con fines de identificación.

Asimismo, se remite al Instituto Nacional de Toxicología una bolsa conteniendo las bragas, para que se efectúa búsqueda de fluidos orgánicos y, si procede, identificación. También, estudio de pelos adheridos.

Se efectúa reportaje fotográfico durante la práctica de la autopsia, a cargo del servicio fotográfico del Instituto Anatómico Forense de Valencia y de personal del Gabinete de Policía Científica de la Guardia civil. Se adjunta resumen de dicho reportaje al presente informe.

CONSIDERACIONES MEDICO LEGALES

1-Sobre la identidad del cadáver.

Las ropas que viste el cadáver y los objetos personales que aparecen en el mismo coinciden exactamente con los que, según la Guardia Civil, llevaba MARIA DESEADA GONZALEZ FOLCH en el momento de su desaparición. Asimismo, las características generales del cadáver (sexo, edad, estatura) coinciden con la citada.

Sin embargo, no es posible hablar de una identificación cierta con los datos mencionados, que resultan insuficientes.

Para llegar a esta identificación de total certeza, es necesario obtener nuevos datos, fundamentalmente la reseña necrodactilar del cadáver, para la posterior comprobación de la misma con la huella recogida en el Documento Nacional de Identidad.

A la recepción de los resultados de los análisis practicados, podrá establecerse la identidad del cadáver con una mayor certeza.

2-Sobre la causa de la muerte.

Los hallazgos necrópsicos permiten establecer con certeza absoluta la existencia de una lesión causante de la muerte. Se trata de una herida por arma de fuego que afecta a la cavidad craneal, con orificio de entrada a nivel de la región occipital, en la línea media, unos 2.5 centímetros por encima de la protuberancia occipital externa. (FOTO 6). En su recorrido, el proyectil alcanza el cuerpo del esfenoides y la lámina orbitaria izquierda del hueso frontal, para posteriormente salir a través del hueso etmoides y huesos propios de la nariz, por la órbita izquierda.

Existen en el cuerpo otras violencias traumáticas de menor trascendencia, que no se puede considerar hayan tenido un papel importante en la génesis de la muerte. Así, el motivo del fallecimiento es con toda seguridad la destrucción de centros vitales encefálicos como consecuencia de un disparo de arma de fuego.

3-Sobre las circunstancias del disparo.

a-Dirección.

El orificio de entrada de la herida por arma de fuego está situado a nivel occipital, en la línea media del cráneo, unos 2.5 centímetros por encima de la protuberancia occipital externa. En el curso de su trayectoria, aparecen lesiones a nivel del cuerpo del esfenoides y de la lámina orbitaria izquierda del hueso frontal. El orificio de salida del disparo está situado a nivel de pared interna de órbita izquierda, con una trayectoria en la cavidad de detrás a adelante, muy ligeramente descendente y desviado hacia la izquierda, imaginando la base del cráneo en posición horizontal sobre un plano duro.

b-Distancia.

La destrucción de las partes blandas de la zona donde está situado el orificio de entrada del disparo impide realizar el correspondiente análisis morfológico y químico que permitiría conocer la distancia desde la que fue efectuado dicho disparo. El examen macroscópico del orificio a nivel craneal no aporta dato susceptibles de resolver la cuestión.

Así pues, sólo es posible efectuar análisis de los elementos del disparo que pudieran haber quedado incrustados en el cráneo y que proporcionaría información sobre la distancia a la que fue efectuado el mismo. Por lo tanto, no es posible emitir dictamen más ajustado acerca de la distancia del disparo hasta la recepción de los resultados de la investigaciones analíticas practicadas sin embargo, se descarta el disparo a boca de jarro.

c-Vitalidad de los tejidos.

La coloración intensamente obscura de los restos de masa orgánica a nivel de la órbita izquierda sugieren la existencia de pronunciado derrame hemorrágico en la misma, lo cual se correspondería con una situación de vitalidad en el momento de recibir la lesión.

4-Sobre otras violencias presentes en el cadáver.

a-Mecanismo de producción.

Se encuentran múltiples equimosis diseminadas especialmente en plano posterior del cuerpo y extremidades. Su morfología, en general, se corresponde con un mecanismo de producción percusivo, es decir, por la acción violenta de objetos duros de superficie roma, y morfología variable.

Aparece algún hematoma a nivel de extremidades cuyo mecanismo de producción podría ser el de prensión, dada la zona de difícil accesibilidad en la que asientan (parte posterointerna de rodilla y muslo).

Por otra parte, durante la práctica de la autopsia se observa la pérdida de determinadas piezas dentarias.

Esto podría tener un origen traumático (de tipo contusivo) o, también, tratarse de una alteración secundaría ala destrucción de partes blandas propia de la putrefacción. Por ello, se remiten ambos maxilares al Instituto Nacional de Toxicología a fin de que se realicen las investigaciones pertinentes.

En la parte posterior de la camiseta, se describieron en su momento dos soluciones de continuidad, una que tiene forma de fisura con un extremo agudo y el otro más romo y otra así mismo ovalada con los dos extremos agudos, de estos caracteres puede inferirse un mecanismo de producción que implicaría un arma blanca con componente punzante y componentes cortantes. (FOTO 7).

En la masa muscular de la espalda, a nivel paravertebral y a la altura de la décima vértebra dorsal, se encontró una coloración, que pudiera corresponderse con la presencia de restos hemorrágicos. De los datos estudiados puede deducirse que la herida por arma blanca, interesó piel, tejido celular subcutáneo y masa muscular.

Finalmente se observa una amputación traumática del pezón derecho y de la areola correspondiente. Los bordes de esta amputación traumática son limpios, bien definidos, y con irregularidades lo que sugiere que éste fue realizado con la participación de algún instrumento de componente cortante y de algún mecanismo en el que pudiera haber participado la prensión, el corte y la tracción.

b-Vitalidad de las lesiones

Las lesiones descritas a nivel de parte posterior del cuerpo y extremidades presentan en genral rastros de infiltración hemorrágica, lo que sugiere un origen vital de las mismas, aunque dicha impresión diagnóstica podrá ser confirmada con los resultados de los análisis encargados al Instituto Nacional de Toxicología.

Asimismo, la lesión por arma blanca existente a nivel de la región dorsal presenta abundantes restos hemorrágicos que se corresponderían con un estado de vitalidad en el momento de recibirla.

Las lesiones existentes a nivel de ambas muñecas, sin embargo, presentan un aspecto macroscópico que indica una discreta reacción de vitalidad. No obstante, esta impresión diagnóstica queda también pendiente de la confirmación analítica.

En cuanto a la lesión existente en el pezón derecho ; se aprecia escasa reacción vital en los bordes, lo cual sugiere una producción muy cercana al momento de la muerte, existen abundantes restos hemorrágicos en parte anterior del tórax y parte derecha del sujetador, lo cual indica una situación de vitalidad en el momento de sufrir la lesión.

En cualquier caso, la investigación histológica de los bordes de la herida permitirá situar con mayor exactitud el momento de producción de esta lesión.

5-Sobre la agresión sexual sufrida.

A nivel de vagina se encuentran alteraciones de posible origen contusivo, tanto en labios mayores, introito vaginal y mucosa de cavidad, cuya existencia sería compatible con violencias de tipo sexual.

Las características macroscópicas de las lesiones, por otra parte, sugerirían que dichas agresiones ocurrieron en vida de la víctima.

- A nivel del orificio anal, se encuentra una dilatación del mismo superior a la que cabría esperar en función de los fenómenos de retracción postmortales.

Además, aparecen algunas alteraciones a nivel de la mucosa rectal, en las inmediaciones del orificio anal, de caracteres lesivos.

Estas impresiones diagnósticas podrán, en su caso, ser confirmadas con los resultados de los análisis histológicos encargados al Instituto Nacional de Toxicología.

6-Sobre la data de la muerte.

Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

No es posible precisar con mayor exactitud el momento del fallecimiento, debido a los fenómenos putrefactivos y al deterioro adicional del cuerpo por la acción de fauna y flora cadavérica.

En el examen de la boca cabe reseñar la existencia en los incisivos inferiores, de incrustaciones minerales en el borde superior, compatibles con una permanencia prolongada del cuerpo en terreno de naturaleza calcárea.

De lo anterior se deducen lógicamente las siguiente CONCLUSIONES :

1.- Las características generales del cadáver y las ropas y objetos personales encontrados en el mismo se corresponden con las de MARIA DESEADA GONZALEZ FOLCH.

2.- La muerte ha sido violenta.

3.- La muerte se produjo por destrucción de centros vitales encefálicos.

4.- Dicha destrucción de centros vitales encefálicos se produjo como consecuencia de una herida por arma de fuego.

5.- Dicha herida por arma de fuego tiene las siguientes características :

- orificio de entrada a nivel occipital, en la línea media, 2.5 centímetros sobre protuberancia occipital externa. Tiene morfología redondeada, con dimensiones de 1 x 1 centímetro.

- trayectoria en la cavidad craneal de detrás a adelante, muy ligeramente descendente y desviado hacia la izquierda.

- orificio de salida del disparo está situado a nivel de pared interna de órbita izquierda.

- no es posible precisar la distancia desde la que fue efectuado el disparo, con los datos del examen macroscopico, si bien cabe descartar el disparo a boca de jarro ( el que se realiza con la boca del arma en contacto con la piel).

6.- En el cadáver aparecen múltiples lesiones de tipo contusivo, fundamentalmente a nivel del plano posterior del mismo y extremidades. Las características de la mayoría de estas lesiones sugieren la producción de las mismas en vida.

7.- La colección hemática que aparece en la región dorsal del cadáver, a nivel de la 10 dorsal inmediatamente a la izquierda de la columna vertebral se corresponde topográficamente y esta en relación con los orificios de la parte posterior de la camiseta que portaba la víctima.

8.- en el cadáver aparece signos de amputación traumática del pezón y areola derecha.

Las características de los bordes de la amputación traumática son compatibles con la intervención de arma blanca, si bien no puede descartarse la actuación de mecanismos de tracción.

9.- En el cadáver aparecen signos de violencia de tipo sexual a nivel vaginal.

10.- En el cadáver aparece una muy pronunciada dilatación anal compatible con la penetración de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio en vida o postmorten.

11.- Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

Siendo cuanto tienen que manifestar. Leída, se ratifican y firman, con Su Señoría, en el último folio de los tres libros presentados, de los cual yo, el Secretario doy fe.

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO SEIS ALZIRA (VALENCIA)

En Valencia, a ocho de febrero de mil novecientos noventa y tres.-

Ante S.Sa., asistido de mi el Secretario, comparecen :

D.Francisco Ros Plaza, Licenciado en Medicina, Médico Forense Interino de los Juzgados de Instrucción núm. 2,4 y 6 de Alzira (Valencia).

D. Manuel Fenollosa González, Licenciado en Medicina, Médico Forense Interio de los Juzgados de Instrucción núm. 1,3 y 5 de Alzira (Valencia).

D. Alejandro Font de Mora Turón, Doctor en Medicina, Profesor titular de Patología General y Propedeútica Clínica en excedencia. Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 7 y 19 de Valencia, Director del Instituto Anatómico Forense de Valencia.

D. Fernando A. Verdú Pascual, doctor en Medicina. Profesor Titular de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Médico Forense en excedencia.

D. Rafael Vicent García, Licenciado en Medicina, Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 6 y 8 de Valencia.

D. José Delfín Vilalaín Blanco, Doctor en Medicina. Catedrático de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Especialista en Medicina Legal y Forense.

Y manifiestan que, a las 15 horas del día 28 de enero de 1993, en cumplimiento de orden judicial, practicaron la autopsia al CADÁVER NÚMERO TRES, según se enumeraron en el acto del levantamiento.

EXAMEN EXTERNO

a-Aspecto general del cadáver.

El cadáver aparece sobre la mesa de autopsia en posición de decúbito supino, con las piernas flexionadas en rotación lateral derecha de las caderas.

La cabeza está separada del cuerpo. Junto al cadáver aparece cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar macroscópicamente su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio. La mandíbula aparece separada del resto del macizo óseo facial.

Los brazos no aparecen sujetos por ningún tipo de ligaduras, aunque sí por la especial colocación de la cazadora, que se describe más adelante. El brazo derecho aparece desarticulado del tronco a nivel de la unión escápulo-humeral. El cuerpo aparece totalmente impregnado de tierra en la que se observa escasa cantidad de larvas de insectos. Llama la atención en el primer examen del cuerpo la ausencia de la mano derecha, que está desarticulada de la extremidad distal de radio y cúbito derechos, con algunos de los huesos del carpo, metacarpianos y falanges diseminados por la bolsa que transportó el cuerpo.

2-Identificación.

a-Vestidos y objetos personales.

El cadáver vestía las siguientes ropas que le son retiradas respetando su integridad :

- cazadora azul de tela vaquera marca Levis Strauss, colocada al revés de lo habitual ; es decir, la parte delantera (abotonada) por detrás y la parte inferior colocada arriba.

- camiseta de color blanco o gris claro con dibujo de una espuela y la inscripción "Chipi".

- sujetador blanco, que no presenta cortes o degarraduras, en su posición habitual.

- pantalón vaquero azul de marca Chipi.

- una prenda de ropa interior blanca, que pudiera ser una faja fina o unas bragas. Esta prenda presenta en su parte anterior una mancha rojiza redondeada de 1 centímetro de diámetro, que se estima procedente del óxido formado en el botón metálico de los pantalones.

- unas bragas más pequeñas, de modelo tanga, de color morado y colocadas por debajo de las anteriores.

- el cadáver NO lleva calcetines.

-zapatos azules oscuros, tipo mocasín, con flecos en la parte delantera.

-El cadáver lleva los siguientes objetos personales :

- reloj negro marca Casio Athenea, con esfera dorada, con su correspondiente pulsera metálica elástica.

- cadenita de oro colgada al cuello, en la que hay engarzados un anillo, una medalla y un colgante en forma de corazón.

- llavero con varias llaves que tiene publicidad del Seat Ibiza.

- varias monedas.

-anillo dorado con inscripción que reza "Miriam".

-Los últimos tres objetos aparecen guardados en uno de los bolsillos del pantalón.

La ropa y efectos personales son puestos disposición del Juzgado para identificación y estudio criminalístico.

b-Características generales.

Se trata del cadáver de una mujer, lo cual es claramente distinguible por las características somáticas generales, inspección general de elementos esqueléticos y coloborado con la inspección de genitales, normosómica, con aparentemente un buen estado de nutrición. La distancia desde el talón derecho hasta la región deltoidea del mismo lado es de 129 centímetros, lo cual equivale a una estatura total de unos 165 centímetros con un margen de error de +/- 5 centímetros según la Tabla de Manouvrier Olivier para el cálculo de la estatura como se recoge en la obra del profesor Gisbert Calabuig J.A., Medicina Legal y Toxicología. Edición 1992.

c.- Características individuales ó marcas particulares.

No se ha detectado en la superficie externa del cadáver ninguna cicatriz, tatuaje o cualquier otro elemento con carácter de marca particular.

3-Evolución de los fenómenos cadavéricos.

La putrefacción aparece muy avanzada, encontrándose en plena fase colicuativa.

Esta fase colicuativa es claramente perceptible en el estudio interno del cadáver, pues hay sustitución del paquete visceral por una masa amorfa y homogénea ; a nivel externo, la integridad cutánea es completa en toda la extensión del cuerpo excepto cráneo y cara.

La pérdida de partes blandas ha dado lugar a la desarticulación de las vértebras cervicales, con la consiguiente separación de la cabeza. Esta aparece en fases muy avanzadas de esqueletización, con permanencia de escasa cantidad de masa cutáneo-muscular amorfa pegada a la bóveda craneal y macizo facial. No existen lesiones macroscópicas a nivel de las vértebras cervicales. La mandíbula aparece desarticulada. Junto al cadáver aparece cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar macroscópicamente su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio.

El brazo derecho aparece separado del tórax, con desarticulación humero-escapular y clavículo-escapular. En el antebrazo derecho, existe pérdida de masa cutáneo-muscular desde su tercio medio hasta al extremidad distal, punto de donde, punto de donde, como ya se ha dicho, se ha desarticulado el esqueleto óseo de la mano, que no aparece.

4-Lesiones traumáticas.

a-Cuerpo y extremidades.

- gran hematoma situado en región dorsal izquierda, que llega desde la zona infraescapular hasta el borde superior de la nalga, con unas dimensiones aproximadas de 35 x 15 centímetros. Presenta una coloración morada no uniforme, con áreas de mayor intensidad y puntos en los que la infiltración hemorrágica es mucho más intensa. (FOTO 1).

- hematomas longitudinales, de 12 x 6 centímetros, situados en cara posterior de ambos muslos.

- hematomas rectangulares de 7 x 3 centímetros, situados en cara posterior de ambas rodillas.

- hematoma redondeado de 8 centímetros de diámetro a nivel de cara anterior de rodilla izquierda.

- hematoma redondeado de 10 centímetros de diámetro a nivel de cara anterointerna de muslo izquierdo.

- hematoma redondeado de 4 centímetros de diámetro a nivel de región esternal.

- erosión de morfología circular, de unos 2 centímetros de anchura, que rodea la muñeca izquierda, más profunda a nivel inferior de la eminencia tenar, con apergaminamiento y componente equimótico. (FOTO 2).

b-Cabeza. (FOTO 3).

En la superficie ósea de la bóveda craneal, aparecen dos ORIFICIOS. El primero está situado a nivel de la unión occipito-parietal izquierda, dos centímetros por arriba y cinco centímetros hacia la línea media desde la base de la apófisis mastoides del lado izquierdo. Su morfología es redondeada, siendo sus dimensiones de 1 centímetro de diámetro. Los bordes del orificio son nítidos y regulares, sin que se aprecien alteraciones macroscópicas a su alrededor. Las características del orificio se corresponden con las de un orificio de entrada de herida por arma de fuego.

El segundo orificio está situado a nivel de la unión temporoparietal derecha. Su morfología es redondeada, siendo sus diámetros transversal y vertical de 1,1 y 1.2 centímetros respectivamente. El orificio tiene una morfología troncocónica, siendo mayor su diámetro en el diploe externo craneal que en el interno. Sus características se corresponden con las de un orificio de salida. (FOTO 4).

A nivel del macizo facial, en el hueso maxilar se registra pérdida de todas las piezas dentarias excepto el segundo molar derecho y los molares primero y segundo del lado derecho.

No hay lesiones a nivel de la mandíbula, en la que falta el canino izquierdo. Durante el lavado de la pieza ósea se desprenden dos piezas más el incisivo lateral derecho y el primer premolar del lado derecho.

EXAMEN INTERNO

1-Cavidad cefálica.

Se realiza limpieza del cráneo y se efectúa la apertura de la bóveda ósea craneal. En el interior de la masa craneal aparece una masa homogénea y amorfa, de color grisáceo y consistencia endurecida, que se corresponde con los restos del parénquima encefálico.

No se reconoce ninguna estructura parenquimatosa cerebral en el examen macroscópico de la masa visceral.

El estudio de la superficie ósea de la base del cráneo y de la cara interna de la base craneal no permite detectar ningún tipo de lesión a excepción de los dos orificios ya descritos. (FOTO 5).

2-Cavidad torácica.

Se realiza apertura conjunta de la cavidad toraco abdominal por la técnica de Mata.

No se observan lesiones a nivel de la parrilla costal. No se observa lesión a nivel del esternón.

Los pulmones están convertidos en una masa putrilaginosa en la que no es posible distinguir, mediante el examen macroscópico, ninguna de las usuales estructuras parenquimatosas.

El saco pericárdico está íntegro. El corazón es de tamaño normal, sin que se aprecien lesiones patológicas o traumáticas en su superficie. Las paredes cardíacas se observan de grosor normal. Ambas cavidades ventriculares aparecen exangües.

No se encuentran lesiones a nivel mediastínico. En el fondo de la parte derecha de la cavidad torácica existe un derrame de liquido de aspecto hemático con un volumen aproximado de 25 centímetros cúbicos.

3-Cavidad abdominal.

El hígado aparece completamente desectructurado, convertido en una masa putrilaginosa a nivel del hipocondrío derecho. La vesícula biliar está aceptablemente conservada. Retirada la masa visceral, se observa la existencia de una amplia contusión profunda a nivel del hipocondrio derecho, estando el hemidiafragma correspondiente íntegro.

El bazo y los riñones aparecen fuertemente afectados por los procesos de la putrefacción, no siendo posible identificar mediante el examen macroscópico las estructuras parenquimatosas existentes. El estómago está ileso, y no contiene ningún tipo de material ; en su interior aparece un objeto duro, de un volumen aproximado de 1 centímetro cúbico.

No hay lesiones de carácter traumático a nivel del paquete intestinal ni en el espacio retroperitoneal. La vejiga urinaria está integra, apareciendo totalmente vacía.

EXAMEN PERINE

a-Examen externo.

Existe notable dilatación del orificio anal, que presenta unas dimensiones de 6 x 8 centímetros. El orificio anal presenta abundantes restos fecales. La morfología del introito anal es claramente infundibular. Se observa, en ambos márgenes anales, existencia de erosiones redondeadas, de un diámetro aproximado de 0.3 centímetros.

El orificio vaginal aparece también claramente dilatado. No se aprecian soluciones de continuidad recientes en los repliegues membranosos vulvo vaginales. (FOTO 6).

Aproximado de 0.5 centímetros. A nivel del rafe medio, o zona que separa los orificios anal y vaginal, existe una erosión de 5 centímetros que se continua con el hematoma descrito a nivel de cara anterointerna de muslo izquierdo.

b-Examen interno.

La ampolla rectal aparece parcialmente llena de materia fecal. Se observan diversos hematomas de pequeño tamaño en la mucosa rectal, en las regiones perianales.

La cavidad vaginal presenta cuatro desgarros, de morfología elíptica, con diámetro mayor de 5 centímetros y diámetro menor de 3 centímetros, situados alrededor del orificio vaginal, dos a la izquierda y dos a la derecha. El diámetro mayor de estos desgarros es el vertical. Los bordes de dichos desgarros son nítidos y regulares, no apreciándose en los mismos signos de reacción inflamatoria, ni infiltración equimótica. (FOTO 7).

No se encuentran hallazgos de interés a nivel del útero.

TOMA DE MUESTRAS

Se efectúa la siguiente toma de muestras orgánicas procedentes del cadáver e inorgánicas, a fin de que se realicen las oportunas investigaciones analíticas en el Instituto Nacional de Toxicología.

- fragmento cutáneo de rodilla izquierda, para estudio histológico.

- mano izquierda, para estudio de restos subungueales y determinación de signos microscópicos de lucha. Asimismo, regeneración epidérmica y realización de reseña necrodactilar.

- paquete visceral perineal (recto y vagina), incluyendo ambos orificios, para estudio microscópico de lesiones y, en su caso, reacciones de vitalidad.

- líquido de aspecto hemático encontrado en cavidad torácica, para estudio toxicológica de drogas.

- vesícula biliar, para estudio toxicológico de drogas.

- estómago, para estudio toxicológico de drogas.

- objeto encontrado en el interior del estómago para identificación.

- contenido de cavidad rectal, para búsqueda de fluidos orgánicos e identificación en su caso.

- contenido de cavidad vaginal, para búsqueda de fluidos orgánicos e identificación en su caso.

- contenido de cavidad vaginal, para búsqueda de fluidos orgánicos e identificación en su caso.

- cráneo completo, para estudio de oligoelementos alrededor de orificios por disparo de arma de fuego. También superposición fotográfica con fines de identificación.

Asimismo se remite al Instituto Nacional de Toxicología una primera bolsa que contiene las bragas de color blanco, coloradas más externamente, para búsqueda de fluidos orgánicos e identificación si procede. Asimismo, estudio de pelo adherido. En una segundo bolsa, se remiten las bragas de color morado, colocadas más internamente, para busqueda de fluidos orgánicos e identificación si procede. Asimismo, estudio de pelo adherido.

Se efectúa reportaje fotográfico durante la práctica de la autopsia, a cargo del servicio fotográfico del Instituto Anatómico Forense de Valencia y de personal del Gabinete de Policía Científica de la Guardia Civil. Se adjunta resumen de dicho reportaje al presente informe.

CONSIDERACIONES MEDICO LEGALES

1.- Sobre la identidad del cadáver.

Las ropas que viste el cadáver y los objetos personales que aparecen en el mismo coinciden con los que, según la Guardia civil, llevaba MIRIAM GARCIA IBORRA en el momento de desaparición. Asimismo, las características generales del cadáver (edad, estatura) coinciden con las de la citada. Sin embargo, no es posible hablar de una identificación cierta con los datos mencionados, que resultan insuficientes. Para llegar a esta identificación de total certeza, es necesario obtener nuevos datos, fundamentalmente la reseña necrodactilar del cadáver, para la posterior comparación de la misma con los datos del archivo policial o, en su caso, con huellas dactilares de la citada que puedan obtenerse en su domicilio. A la recepción de los resultados de los análisis practicados, podrá establecerse la identidad del cadáver con una mayor certeza.

2.- Sobre la causa de la muerte.

Los hallazgos necrópsicos permiten establecer con certeza absoluta la existencia de una lesión causante de la muerte. Se trata de una herida por arma de fuego que afecta a la cavidad craneal, con orificio de entrada a nivel de unión occipito-parietal izquierda.

En su recorrido el proyectil afecta ala masa encefálica y sale por unión temporoparietal derecha.

Existen otros traumatismos, no directamente implicados en la muerte, pro indicativos de un alto grado de violencia. Así, el motivo del fallecimiento, es con toda seguridad la destrucción de centros vitales encefálicos como consecuencia de la herida provocada por disparo de arma de fuego.

3.- Sobre las circunstancias del disparo.

a-Dirección.

El orificio de entrada está situado a nivel de la unión occipito-parietal izquierda, unos 2 centímetros por arriba y 5 hacía la línea media de la apófisis matoides del mismo lado. En el curso de su trayectoria, afecta exclusivamente a perénquima cerebral. El orificio de salida está situado a nivel de la unión temporoparietal derecha delantera.

Esto nos permite establecer que la dirección del disparo es de detrás adelante, de izquierda a derecha y ligeramente ascendente, imaginando la base dela cráneo en posición horizontal sobre un plano duro.

b-Distancia.

La destrucción de las partes blandas de la zona donde está situado el orificio de entrada del disparo impide realizar el correspondiente examen morfológico y químico que permitiría establecer la distancia desde la que fue efectuado dicho disparo. El examen macroscópico del orificio a nivel craneal no aporta datos susceptibles de resolver la cuestión. Así pues, sólo es posible efectuar análisis de los elementos del disparo que pudieran haber quedado incrustados en el cráneo, y que proporcionarían información sobre la distancia a la que fue efectuado el mismo. Por lo tanto, no es posible emitir dictamen acerca de la distancia del disparo hasta la recepción de los resultados de la investigación analítica practicada.

c-Vitalidad de los tejidos.

La destrucción de materias blandas impide conseguir datos que permitan afirmar o descartar la situación de vitalidad en el momento del disparo. Dado que no se encuentra otra lesión en el cadáver susceptible de provocar la muerte, la deducción lógica es que el disparo fue el causante de la misma, es decir, que existía una situación de vitalidad en el momento de recibirlo.

4-Sobre otras violencias presentes en el cadáver.

a-mecanismo de producción.

Se encuentran múltiples contusiones diseminadas en el plano anterior y posterior del cuerpo. Su morfología, en general, se corresponde con un mecanismo de producción contusivo, es decir, por la acción violenta de objetos duros de superficie roma, longitudinales, elípticos y redondeados. Llama la atención el gran hematoma existente a nivel dorsal, que se extiende desde la parte inferior de la escápula izquierda hasta el borde superior de la nalga del mismo lado.

Las diferencias de intensidad cromática del mismo, y la gran extensión afectada, hacen pensar que se produjo como consecuencia de la repetición de golpes con un objeto contundente ( de bordes lisos) sobre la zona.

Por otra parte, durante la práctica de la autopsia se observa la pérdida de determinadas piezas dentarias.

Esto podría tener un origen traumático (de tipo contusivo), o, también, tratarse de una alteración secundaria a la destrucción de partes blandas propias de la putrefacción. Por ello, se remiten ambos maxilares al Instituto Nacional de Toxicolgia a fin de que se realicen las investigaciones pertinentes.

Existe en la muñeca izquierda una lesión del tipo de las erosiones, de unos 2 centímetros de anchura, con restos hemorrágicos y morfología circular, cuyas características se corresponden con haber sido producida por algún tipo de ligadura, colocada con gran presión y que ha producido rozamiento.

Vitalidad de las lesiones.

Las lesiones descritas a nivel de partes anterior y posterior del cuerpo presentan en general rastros de infiltración hemorrágica, lo que indica un origen vital de las mismas, aunque dicha impresión diagnóstica provisional será confirmada con los resultados de los análisis encargados al Instituto Nacional de Toxicología. La misma consideración cabe hacer de la lesión existente a nivel de la muñeca izquierda.

5-Sobre la agresión sexual sufrida.

A nivel de vagina, se encuentran lesiones de tipo contusivo a nivel de las inmediaciones del orificio vaginal, que aparece fuertemente dilatado. Por otra parte, en el interior de la cavidad se encuentran cuatro desgarros de forma elíptica, con diámetro mayor de 5 centímetros y menor de 3 centímetros, estando el mayor situado en posición vertical. El conjunto de lesiones encontradas, sugiere la introducción forzada de un objeto o parte anatómica.

Por otra parte, los bordes de los desgarros descritos son nítidos y regulares, lo que hace pensar que es bastante más probable que se tratara de un objeto cuya superficie presentaba ciertas aristas o filos, ya que tratándose la víctima de una mujer prácticamente adulta, no parecen susceptibles de haber sido producidos únicamente con la introducción de una parte anatómica, y en cualquier caso no habrían tenido una morfología tan regular.

Finalmente, cabe destacar el hecho de que los bordes de los desgarros repetidamente citados no presentan ningún tipo de reacción inflamatoria. Tampoco se observan restos hemorrágicos. Todo ello sugiere que dichas lesiones fueron producidas después de la muerte.

En cuanto al orificio anal, se encuentra una enorme dilatación muy superior a la que cabría esperar como fenómeno de retracción postmortal. Además, aparecen lesiones de carácter contusivo tanto en las zonas de la mucosa rectal próximas al mismo. Todo ello, hace pensar en la existencia de la introducción de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio.

Existe una falta de correspondencia entre la espectaularidad de la dilatación del orificio anal y la escasa magnitud de las lesiones contusivas descritas.

6-Sobre la data de la muerte.

Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

De lo anterior se obtienen las siguientes CONCLUSIONES :

1.- Las características generales del cadáver y las ropas y objetos personales encontrados en el mismo se corresponden con las de MIRIAM GARCIA IBORRA.

2.- La muerte ha sido violenta.

3.- la muerte se produjo por destrucción de centros vitales encefálicos.

4.- Dicha destrucción de centros vitales encefálicos se produjo como consecuencia de una herida por arma de fuego.

5.- Dicha herida por arma de fuego tiene las siguientes características.

- orificio de entrada a nivel de la unión occipitoparietal izquierda, unos 2 centímetros por encima y 5 centímetros por dentro de la apófisis mastoides. La morfología es redondeada, con diámetro de 1 centímetro.

- la dirección es de detrás adelante, de izquierda a derecha y ligeramente ascendente.

- el orificio de salida está situado a nivel temporoparietal derecho, con dimensiones de 1.1 x 1.2 centímetros.

- no es posible precisar la distancia desde la que fue efectuado el disparo, con los datos del examen macroscópico, si bien cabe descartar el disparo a boca de jarro (el que se realiza con la boca del arma en contacto con la piel).

6.- En el cadáver aparecen múltiples lesiones de tipo contusivo. Estas lesiones presentan claros signos de reacción vital.

7.- En el cadáver aparecen signos de agresión sexual a nivel vaginal, con lesiones externas y, sobre todo, internas, que indican la introducción de un objeto provisto de filos o aristas en la cavidad vaginal, muy probablemente después de la muerte.

8.- La muy pronunciada dilatación anal, junto con la presencia de alteraciones perianales y en la mucosa rectal, serían compatibles con la existencia de agresión sexual a este nivel.

9.- Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

Siendo cuanto tienen que manifestar. Leída, se ratifican y firman, con Su Señoría, en el último folio de los tres libros presentados, de lo cual yo, el Secretario doy fe.