Ultimas Noticias

Periódico
Primera
Opinión
España
Internacional
Sociedad
Economía
Motor
Deportes
Cultura
Televisión
Ultima

Indice del día
Resumen semanal
Búsqueda

Información local
Madrid

EL MUNDO
 
Miércoles, 2 de julio de 1997 EL MUNDO periodico


El padre de Míriam envió un anónimo a la Guardia Civil para que investigara un chalé

Un vidente aseguró a Fernando García que en esa casa pasaban «cosas raras»

MARC AGLIATA

CORRESPONSAL

VALENCIA.- Fernando García ha empezado a enseñar sus cartas en el juicio del caso Alcàsser. Y no son precisamente ases como anunció a este periódico un día antes del comienzo de la vista oral. Más bien empieza a descubrirse que lleva tiempo jugando con faroles.

El padre de Miriam reconoció ayer en los pasillos de la Audiencia de Valencia que envió una carta anónima a la Guardia Civil, escrita por él mismo, para forzar una investigación sobre un chalé que le infundía sospechas.

Al parecer, un vidente le dijo a García que en esa casa cercana a la discoteca Coolor, el lugar hacia el que se dirigían las niñas la noche de su desaparición, se hacían «cosas raras». El padre de una de las jóvenes asesinadas, al ver que la policía no actuaba, se inventó un texto y lo envió por correo.

ABRIR TODAS LAS PUERTAS.- Estos fueron los hechos que desveló ayer en la trigésima sesión del juicio a Miguel Ricart el sargento primero Joaquín García Sánchez, miembro de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Fernando García reconoció la versión que había ofrecido el suboficial ante el Tribunal de la Sección Segunda. Joaquín García Sánchez, al comprobar que la información procedía de un vidente, pidió a Fernando García que no se entrometiera más en las investigaciones.

Sin embargo, el tesón del padre de Míriam era demasiado grande. «Tenía que abrir todas las puertas posibles para buscar a mi hija», afirmó.

La casa denunciada por Fernando García cuenta en el sótano con una discoteca en la que el padre de Míriam pensó que se podían haber cometidos los asesinatos. Todas las pistas eran buenas para él durante el tiempo que estuvieron desaparecidas las menores: «Si me hubieran dicho que tenía que ir al infierno me habría faltado tiempo», aseguró García.

Fernando, que sigue recibiendo a diario el apoyo de decenas de personas en las puertas del tribunal valenciano, continúa dando validez a sus teorías sobre la conspiración y la red de pederastas. A pesar de que en el juicio no se ha podido demostrar todavía la implicación de personalidades, él sigue en sus trece. «Los errores en este caso están en la falta de diligencias, de trabajo, de investigación».

INSPECCION OCULAR.- El tribunal escuchó también a otros guardias civiles que intervinieron en la investigación. Entre ellos figuraron el agente de la UCO José Hidalgo Domínguez, quien insistió en que sólo se realizó una inspección ocular en la zona del hallazgo de los cuerpos y rechazó así las críticas de la acusación particular sobre supuestas divergencias entre diferentes rastreos de la zona.

También compareció el agente Jesús Jiménez Jiménez-Solera, quien, por orden del juzgado de Alzira, se encargó de tomar fotografías durante las autopsias. Explicó que los médicos le dieron algunas indicaciones sobre las fotos que podía realizar, pero precisó que no entabló conversación alguna con los forenses.

Por otra parte, hoy está previsto que el Consejo General del Poder Judicial haga pública una declaración institucional sobre los juicios paralelos que están haciendo sobre este caso algunos medios de comunicación.


«El Mauri», de nuevo en el juzgado

Mauricio Anglés se presentó finalmente ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia de Valencia.

El hermano de Antonio Anglés tenía sobre él una orden de busca y captura por no comparecer en un juicio en el que figura como acusado de un supuesto robo con intimidación.

La policía llevaba ya varios días detrás de el Mauri, a pesar de que éste llegó a anunciar una noche de la semana pasada -ante las cámaras de Tele 5- que «nada más salir de los estudios» se entregaría al juzgado de guardia más próximo.

Mauricio y su amigo Juan José Lucas son los presuntos autores del robo a una mujer de 33 años mediante el procedimiento del tirón.

El fiscal ha solicitado una pena de un año y seis meses de prisión para el Mauri, y diez meses de cárcel para su colega de correrías.


¿ Recomendaría
este artículo?

Copia para
IMPRIMIR